Si das una vueltecita por mi Blog, espero sea de tu agrado.

13 julio 2009

NUESTRO COLCHÓN

nuestro colchon

Postrado sobre el mullido colchón de plumas de nuestros últimos veinticinco años guardado con cariño, observaba el bordoncillo que le adorna y sujeta. Fue entonces cuando me di cuenta del brote inconsciente del ombliguillo de un cálamo sobre la urdimbre del fuerte paño: el lugar de nuestro descanso. Y al tirar de él -como las cerezas- las plumas y unas tras otras, empezaron a salir unidas, testigos de un pasado a la luz de nuestra alcoba. Nadie mejor que ellas saben de él y de nuestras noches vividas, en cuyo interior del colchón han asistido silenciosas.

Y si una pluma aflora y habla de dichas, otra lo hace de silencios, algunas de tibios aprietos, y las más, de obstáculos ante una carrera vibrante que unidos supimos vencer.

Una pluma rojiza, señal de alerta, nos cuenta de las dudas escuchadas al calor de la almohada, que si ésta, inconexa al tálamo, supo de él gracias al calor recibido de nuestros cuerpos tal vasos comunicantes que se apoyan.

Una pluma de verde pájaro, alegre, coqueta y volandera, recuerda amaneceres ilusionados; mientras otra, amarillenta, habla, sin embargo, de una luz mortecina que avivándola con dulzura supimos mantener.

Al tirar de ellas y recogerlas en los cuencos de nuestras manos, al soltarlas por el soplido a dos bocas, bailan por la alcoba, siguen risueñas y desperezan sus mostachos de seda estrangulados por nuestros cuerpos durante tantos años, pero mostrando al mismo tiempo cierta complicidad como si quisieran recordar unos susurros y unos gemidos que, retorciéndose bajo ellos, con seguridad los conocían al escucharlos una vez tras otra.

Algunas de aquellas plumas, cotillas y provocadoras, airean rencillas sutiles, lloros arrepentidos, quejas igualmente oídas, pero que ultimados entre besos al calor de las sábanas ahora los recuerdan con agrado.

Hasta que apareció la última pluma, la más grande de todas, la que cogí al vuelo con mis manos y sin intención de soltarla nunca. Su cálamo lleno de tinta es la fuerza que nos anima a seguir juntos escribiendo sobre el ya raido, pero mullido colchón, otros veinticinco años más. O quizá más de ellos; al menos mientras quede en el centro de su alma una gota de tinta, que si fresca lo haremos con ilusión, si está seca, la fluiremos con el aliento, unidos en nuestro colchón.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Bella, emotiva y evocadora exposición.
Iván

Germán Gijón dijo...

Qué importante es tener testigos silenciosos -mudos- de un espíritu de superación de obstáculos. Unidad, cariño, abnegación y entrega que hacen enorgullecer a las plumas (nuestros recuerdos) y son sólida base de transmisión de valores. No sé si los fabricantes de colchones son conscientes de las vidas que se forjan -y no lo digo en sentido biológico- sobre sus productos.
Enhorabuena por el relato, Julio.
Un abrazo.

"Premio Maria Amelia Lòpez Soliño" dijo...

A todos nuestros seguidores y simpatizantes:

Queridos amigos:
Hace sólo unos días celebrábamos con gran alegría la decisión del Ayuntamiento de Muxía de aprobar el premio que con vuestro apoyo promovemos desde el blog y el grupo de facebook. Por desgracia, esa alegría ha sido efímera y se ha convertido en decepción al comprobar que la idea original ha sido ignorada y transformada en algo que nada tiene que ver con lo que entendemos que Maria Amelia quería y que vosotros habíais secundado con vuestros testimonios y muestras de ánimo. Según parece, ni las ilusiones de la abuela ni las vuestras merecen ser tenidas en cuenta. Quizá han considerado que no sois tantos o tan importantes como para dar luz verde al proyecto que planteábamos. Por eso, más que nunca, os pedimos encarecidamente que dejéis vuestra opinión en el blog para demostrar que estáis dispuestos a dejaros oir, que EXISTÍS, y que no váis a permitir que se desvirtúe lo que con tanta ilusión hemos estado intentando construir estas últimas semanas.
Hemos publicado en el blog nuestro punto de vista. Os invitamos a leerlo y opinar. Si tenéis dudas, preguntad, estamos a vuestra disposición para todo.

Ya sabéis que este blog, este proyecto, sin vosotros, no es nada.
Un abrazo.