Si das una vueltecita por mi Blog, espero sea de tu agrado.

30 marzo 2012

LA PILDORA DEL DÍA DESPUÉS

la pildora del dia despues

No me refiero a la píldora abortiva, sino a lo que destruye a una realidad temida.

El Dúo Dinámico inició su andadura en los años cincuenta y desde entonces jamás han parado de actuar. Nunca estuvieron ocho años parados, mirando hacia otra parte.

En cambio, los Mendez y Toxo, el dúo ese, no puede presumir de lo mismo, pues cuando más demandaba la sociedad las críticas al Gobierno, ellos estaban de vacaciones con alguna que otra de sus apariciones, en especial, la de risa abierta en torno a Zapatero. Cierto es que montaron algún que otro “acto festivo”, pero qué casualidad, lo fue en la capital valenciana.

En cambio, otras manifestaciones multitudinarias en contra del aborto -sin participar afiliados a los que pasar lista obligados por su condición casi profesional- son las que pudieran significar la catolicidad española por su elevada representatividad. Dato éste que sería de inmediato revocado, en base a la no confesionalidad de España.

Antecedente hay de ello. Cuando en la España de 1931, Azaña, en una de sus “celebres e incendiarias citas”, ésta, en plena elaboración de aquella sectaria Constitución, tuvo la osadía de anunciar que España había dejado de ser católica.

Lo que en su silencio encerraba constaba la manipulación, pues para la votación de aquel articulado, que como tal la definía, se aprovechó de la ausencia de los constituyentes conservadores, que, lógicamente, de haber estado presentes hubiesen votado en contra.

En el día de hoy, haberlos haylos, que tratan de vendernos el éxito de una huelga general inexistente en fondo y forma, más provocada por los “piquetes que no tienen nada de informativos, sino de intimidatorios”; lo que resulta ser una manipulación más a lo que nos tienen acostumbrados: un insulto pues a la inteligencia humana por parte de la izquierda española.

¿A ver si esa parejita de vividores tiene redaños para convocar una huelga general sin tales piquetes, dando libertad para que se celebre con la misma paz y sosiego de una jornada electoral?

¿A qué no?

Si la píldora del día después sirve para esconder un instante irresponsable, la píldora informativa de una prensa afín silencia y esconde una jornada fracasada.

Bueno, media jornada; quién se vio obligado a cerrar por la mañana, abrió por la tarde.

La píldora abortiva había provocado el efecto del telediario de las dos.

29 marzo 2012

HUELGA GENERAL

la huelga general

La democracia no es un sistema político que legisla para una mejor convivencia ciudadana en un territorio determinado en aras de conseguir un estado de bienestar por todos anhelado.

La democracia es algo mucho más sencillo. Simplemente es la aceptación del resultado de las urnas. Como cuando un grupo de amigos se deciden por ir al fútbol o a los toros, según lo que decida la mayoría. Y de esta guisa, todos acatan su resultado y van, bien sea al rectángulo bien sea el coso, de buen talante, aunque a una parte no les guste el resultado que se decide.

O más sencillo, si cabe. Ir con tu coche al trabajo y que no te lo impida un grupo de energúmenos que se pasan por la entrepierna la última consulta popular.

Y es el Gobierno el que decide las fiestas a celebrar en el periodo de un año porque la Constitución vigente otorga este derecho. A nadie más.

La misma Carta Magna que confiere el derecho de huelga. Es decir, la no asistencia al trabajo en un día fijado, sin que ello suponga que su adhesión sea obligada.

- Si no vencemos en las urnas, lo haremos en las trincheras- dijo un día un líder socialista para desmarcarse de su decidido soporte a un periodo de nuestra historia, los seis años de Primo de Rivera, en el que se volcó de forma innegable a favor de que gobernase un militar de alta graduación.

Seis años de gobierno en el que estuvo ausente la clase política de la vida ciudadana, así como las urnas, en los que la UGT entendió el camino en aquel momento necesario y en beneficio de la sociedad. Con seguridad, los seis años más dignos en la historia de la centenaria organización, años en los que por cierto, el nivel de derechos en poder del pueblo eran insignificantes en comparación con los actuales.

- Por aquí Vd. no pasa – Le dicen a la señorita un grupo de liberados por la asociación a la que pertenecen y que transforman en festivo un día del año en el que a la sazón para ellos representa el de mayor trabajo.

Así de simple, así de sencillo. Un día de fiesta en el que no faltan las guirnaldas de silicona, los recauchutados fuegos artificiales de Michelín y las roturas de puertas y cristales en un totum revolutum en el que no faltan las caras henchidas de “orgullo patrio” transmisoras de la amenaza.

Nota. En un caminar de éste mediodía por una calle muy larga y popular sólo he visto un comercio con las puertas cerradas por la “huelga general”. Con seguridad, el negocio más rentable de la zona cuyo dueño se ha ido de fiesta. Lo que ignoro es si se ha ido al fútbol o a los toros.

28 marzo 2012

BLANQUERÍAS

blanquerias

En el PSPV tienen un problema; o dos; o tres; o cuatro. O ni se sabe cuantos.

Mata, Puig, Alarte y Romeu se reúnen con frecuencia en una mesa a cuatro.

Juegan al mus; al truc no se atreven porque es más valenciano. Mata es el de los órdagos más frecuentes, pero sabe salirse por la tangente. Bueno, por la puerta de Serranos.

Entonces deciden jugar al parchís porque al ser más nacional, de Madrid, en casos de necesidad tienen a quien obedecer. Aunque les encantaría que fuera de Barcelona. Entonces serían como más cultos, más universitarios; vamos, de la Literaria. Y en cuanto a subvenciones, seguro que saldrían ganando. Que se lo digan a Climent. Aquellos aman a éste, pero en silencio. Hay amores que mejor taparlos. Luego se enteran en el pueblo y todo son chismorreos; el vecindario tiene muy mala leche.

-No, no es lo que parece – dicen ellos. Pero ellos van de intelectuales y los amores de libro cuando se convierten en dogmas resulta difícil disolverlos por el pasapurés de les “creilles”, aunque en el fondo prefieren el de “patates”, aunque éste esté castellanizado.

Puig tiene un problema, sabe que el “valenciano” de Morella es diferente al de Benicarló, pero ignora cómo explicarlo y en Blanquerías lo tienen claro. Alarte quiso resolver la cuestión; subió al Sinaí y vio la luz. A su regreso, trató de explicarlo.

-¿Tú de que vas? – le contestaron todos a una, como en Fuenteovejuna. Entonces es cuando dijo que si no superaba a Pla se marcharía a casa. ¡Para órdagos los míos! qué se cree el Mata ese. Pensó para sí. Pero mentía, como en tantas ocasiones.

Alarte cogió a Luna y se fue a Madrid a contar unas cuantas. Por una vez que vamos allí, son tantas las que nos cuentas ellos, pensó creyéndose con talento. Ahora el Tribunal ha archivado la causa de todas ellas. ¡Hasta muertos había!

Y es que los jueces se las tragan todas; que se lo digan a Amaiur. Hasta dentro de unos años Otegui tiene que seguir en la cárcel, pero en realidad lo que está haciendo son méritos. En unos años lo ven de lendakari. Un problema menos, dirá la judicatura: está aforado.

Como se las saben todas, juegan a lo mismo. Si hasta les sale bien. Como yo no gobierno, él tampoco. Se refieren a Camps. Luna está contento: manos blancas; lo mío está prescrito. Por eso tiró la piedra; al fin y al cabo me la encontré en la calle.

Terminada la partida de parchís, juegan al truc. Para una sardana son pocos. A ver quién dice más mentiras, pero no se atreven al “joc fora”.

Si al menos en la calle de la Nave y de una puta vez se decidieran por defender el valenciano, nosotros podríamos hacer lo mismo y lo tendríamos chupado. Pero a ver quién le pone el cascabel al gato.

Hay un problema: está castrado y no tiene cojones.

25 marzo 2012

CACIQUISMO ANDALUZ

caciquismo andaluz

Desde aquellos tiempos de los señores en chaqueta de baratillo y pelos largos de los hermanos Guerra y González, hasta los actuales de los Chaves y Griñán de look burgués y adinerado han pasado treinta largos años con más o menos “fortuna”.

Treinta largos años que a semejanza del caciquismo de la Restauración decimonónica, la orientación del voto ha sido en base a una política subvencionada que ha dado el poder en la Junta de Andalucía al PSOE en todo este largo periodo. Lo que les ha sido de utilidad para el enriquecimiento personal de sus próceres y el de unas estupendas pensiones vitalicias para los del segundo escalafón, en la actualidad sometidas al filtro de la Justicia, si ello es posible.

Grado de corrupción que alcanzó sus mayores cotas en diversos municipios de la Costa del Sol, en especial en el de Marbella, ligado a la Junta de Andalucía y a sus despachos, en el que el socialismo español ha estado inmerso hasta las cejas, sin olvidarnos del millonario despilfarro de la Expo: “lodazal” de la capital andaluza convertido en la actualidad en un solar yermo, de hierros retorcidos, como la mejor de las rúbricas de lo que representa el socialismo español.

Un partido intelectualmente finiquitado cuya única ideología es la de sembrar el miedo en la sociedad y en especial en su electorado, por cierto, cada vez más menguado, como la mejor de las artes en aras de la supervivencia.

Así se explica que todo tiene su fin y paso a paso, cachito a cachito, han sido necesarias varias elecciones para que el poder omnímodo del PSOE haya saltado por los aires y su debacle electoral les conduzca hacia el ostracismo.

Sin embargo, el resultado de las elecciones andaluzas tras tres meses de kale barroka les permitirá seguir con la vara de mando, otra vez apoyados en el radicalismo al que tantas veces recurrieron a lo largo de nuestra historia, pero nunca con buen final.

17 marzo 2012

JOAN BALDOVÍ, SALTO A LA FAMA

baldovi, salto a la fama

Durante un tiempo y en especial cuando aún no se había anunciado la próxima cita electoral, se aseguraba entonces desde el Gobierno su decidida intención de agotar la legislatura, en base, sobre todo, a la presencia de unos brotes verdes, cuya especie, sin embargo, no se atrevían a especificar.

Pero lo que realmente brotaba en el ambiente era la necesidad de su adelanto, por lo que poco después se invitó a los ciudadanos en el 20-N el acudir a las urnas, día, que a la sazón, dio ocasión a múltiples interpretaciones. ZP aseguró que cualquier persona que se fijara en el calendario de aquellos meses, se daría cuenta de que otra fecha no era posible, mientras otros anunciaban que ese día representaría su final por “una muerte anunciada”, en especial, por lo que él mismo se merecía.

Los brotes verdes germinaban bajo tierra, deseosos de encontrar su protagonismo, embutidos de un ego propio de un psicópata esclavizado, por lo que estaban inquietos buscando su luz.

Tras pasar el momento del voto, nuevos personajes ocuparon su escaño en el Congreso dando ocasión a la creación de un grupo mixto que más parecía el “baúl de la Piquer”: pero en sus antípodas.

Unos brotes verdes alimentados por una savia en cuyas células se escondía desde lo más vil de los últimos cincuenta años hasta el portador del ADN más esperpéntico, ansioso de un estrado donde mostrar su viperina lengua.

Todos arracimados en un grupo parlamentario que si en las anteriores legislaturas se representaban nuestra diversidad, en esta ocasión y a su cobijo, se iban a anidar los portadores bien de una cuestionada moralidad, bien de quien por su estandarte estaba dispuesto a mostrar los trazos más grotescos, resuelto siempre a la enjundiosa mamarrachada muy propia del partido a quien representa en cuya lista figuraba.

¿Eran estos los brotes verdes anunciados?

Si Sueca dio a Bernat y Baldoví, el genial y satírico escritor creador del primer “llibret de falla”, aún recordado cuando han pasado más de ciento cincuenta años, desde la tierra del arroz ha brotado un personajillo chiquilicuatre que ocupa un escaño del Congreso de los Diputados y cuyo único objetivo es el de convertirse en el “ninot” de lo grotesco, sin aspiraciones al indulto y propenso al olvido.

El Sr. Baldoví, diputado por CompromÍs, reclama el respeto de quien representa a ciento veinticinco mil valencianos, por lo que bueno sería que se respetara así mismo y al escaño que ocupa en beneficio de lo que debiera dignificar: ser unos de los trescientos cincuenta ocupantes de la Cámara Baja de la Cortes Generales, el Congreso de los Diputados Nacional.

No algo semejante a un vulgar zascandil.

12 marzo 2012

EL ORIGEN DE LAS FALLAS

Hipotética antigua falla. Dibujo del autor
Valencia y sus fallas. Fiesta del Arte e Ingenio con reconocimiento internacional que desde el momento de su “crida”, invitación a todo el mundo a su disfrute y hasta el día de la “cremá”, cuando el fuego limpia las ridiculeces del ser humano teatralizadas mediante los “ninots”, conforma una actividad que da relieve y trabajo a quienes a ella contribuyen.
Rafael Solaz, bibliógrafo y documentalista, me brinda la posibilidad de dejar de su mano el origen de la por excelencia fiesta josefina.
Quién mejor que tan ilustrada y generosa pluma. Corresponde a esa clase de personas que los valencianos reconocemos como: ¡Es un home bo!
EL ORIGEN DE LAS FALLAS
Hasta ahora la teoría más divulgada del origen de las fallas con “ninots” gira en torno al “estai” o “parot”, aquel artificio que se utilizaba en las carpinterías para sujeción de los crisoles que, cuando pasaba el invierno, era sustituido por uno nuevo y echado a la hoguera junto a las virutas del propio taller. Y se dice de la participación “dels fusters” y su costumbre de realizar fallas la víspera de su patrón Sant Josep, incorporando ropas viejas al “parot” y surgiendo así el ridículo “ninot”. Esta aseveración parte del último tercio del siglo XIX y no tiene ningún fundamento histórico. Más bien parece una leyenda en el afán de explicar de una manera romántica cuando las fallas pasaron de ser simples hogueras a tener añadidos elementos decorativos o figuras. El “parot” no era uso exclusivo de los carpinteros ya que, es lógico, que cualquier artesano lo tuviera en su obrador para colgar en él los indispensables crisoles que ofrecían luz a la estancia. Así ha llegado esta leyenda hasta nuestros días aumentada por autores que van copiando de forma continuada esta suposición. No hay documentación histórica ni apoyo riguroso que permita sostener esta tesis popular.
NO OBSTANTE, la participación de los carpinteros fue directa por su relación con la materia combustible, la madera, y también por la coincidencia de la celebración festiva a su santo patrón, Sant Josep. Eso sí, discrepamos en la incorporación del “parot” como estructura del “ninot”.
EN RELACION CON LOS FUEGOS de Valencia diversas crónicas de los siglos XIV al XVII detallaron relaciones festivas y actos conmemorativos en los que la presencia de hogueras y luminarias se convertían en elementos imprescindibles de la celebración. En todo festejo que se apreciara se encendían por las noches hachas, antorchas y hogueras que proporcionaban a la ciudad una imagen radiante, destacando los edificios, como lámparas que iluminaban toda la urbe. Era sin duda un signo elocuente de festejo o acontecimiento extraordinario, una forma de de convertir la noche en día, la ciudad vestida de luz para la fiesta, para la celebración de diversos acontecimientos que atraían mucho.
EN EL SIGLO XIV ya se tienen noticias sobre la presencia de alimaras o “fallas” (hogueras) en diversos puntos altos de la ciudad, como eran las torres de las iglesias o las terrazas de los edificios. Unos años antes de la construcción del Micalet se instalaban en el cimborio de la Seo y en las torres de la Casa del Consell. En 1404 se colocaron luminarias sobre las recién construidas torres del Serrans y en 1413 sobre el torreón de la puerta de Sant Vicent. En 1438 se encienden, por primera vez, este tipo de fuegos en el “campanar nou de Seu” (Micalet), cuando se mandó por un pregón que “se fasen alimares por tot arreu a la fin de donar alegría al poble” con motivo de conmemorar el segundo centenario de la entrada de las huestes de Jaume I, según recoge el Manual de Consells.
POR LA VISITA REAL EN 1458 se celebraron fiestas y, entre otros actos, se acordó que: “la nit que entrara lo dit Senyor sien fetes alimares per los campanars e torres de la ciutat e cases de singular, axi con si fos la festa de Sant Dionis”. Era la época en que se hacía “foch artificial” a base de alquitrán, “oli de ginebre e polvora”, conjunto de ingredientes que se empleaban para provocar las quemas. Y así hasta multitud de noticias referentes a “iluminaries, focs i alimares”.
TAMBIÉN APARECE la palabra “falla” y “falles” para citar la hoguera. Dos ejemplos en sendas obras bien conocidas: Joanot Martorell, en su universal novela “Tirant lo Blanc” (1490), habla de “falles enceses de foc cremant les potencies de la natura”. Jaume Roig, en su “Spill llibre de les dones o Llibre de Consells”(1531), cita: “fonch foch les falles o al cap sens falla/bel am senti”. Otra vez se refiere a una delicada mujer que le cayó una brasa encendida sobre las ropas: “caich la canela/ feu be la vela/ per les tovalles/ deixá hi fer falles/ e flamejar”, y otra, al gran regocijo que “grands grits sens falla/ feren abduy”.
ANDREU MARTÍ DE PINEDA en su obra “Consells a un casat” (siglo XVI), sobre cómo vigilar a su esposa, le recomienda: “en les bodes y esponsales/ estiga poquet y ab vos/ y en veure encendre les falles/ dels jochs, dances y rialles/ tomeu a casa los dos”. El historiador Manuel Danvila, en su libro “La Germanía Valenciana”, cita un documento de 1535 en el que los moriscos gozaban de cierta tranquilidad después del alzamiento popular que ocasionó la guerra llamada de “Las Germanías”. Decían: “¡Alegraos, moretes, y haced alegrías y fallas!”.
UNA DE LAS PRIMERAS NOTICIAS sobre el alzamiento de una “falla” realizada por valencianos en el extranjero, ocurrió en Roma en 1501 con motivo de la boda de Lucrecia Borja con Alfonso de Este. Muchos de los valencianos que integraban la corte y tropas de Cesar Borja construyeron un magnífico castillo de madera que se plantó en la Plaza de San Pedro, al que posteriormente prendieron fuego.
EN 1538, celebrando el tercer centenario de la conquista de Valencia, se instaló una falla que costó 45 “sous” pagados a Tomás Roig, según consta en el libro “Sotsobrería de Murs e Valls”. En 1544 se plantaron “falles en la Plaça de la Seu. Botes plenes de llenya i aguantades per vigues posades de peu”. Estas noticias son bastante interesantes ya que citan fallas realizadas sobre una viga y coronadas por una bota llena de leña, unas quemas que atraían la atención de “grandísima gent”. También es de interés, por su valor toponímico, la localización de estas fallas instaladas sobre el área de la Seu: plaza de la Puerta de los Apóstoles (Micalet), calle de Cavallers y plaza de Sant Bertomeu (actual Manises). En 1599 por las fiestas celebradas en Valencia con motivo de la boda entre Felipe III y Margarita de Austria se citan hogueras instaladas sobre una parrilla de hierro, lo que daba a la “falla” cierto carácter monumental en su alzado respecto al suelo. Y así multitud de noticias más.
CON TODO, no se sabe muy bien cuando fue la incorporación de las efigies, figurones, bultos, monigotes, muñecos, “monyicots” o “ninots”, éstos últimos de clara etimología valenciana, ya que al juguete que representaba a un niño, se llama “nino”, “ninots” o “ninet”; a una niña “nina”, “nineta” o “ninota”. Antiguamente se hacían de madera, pasta de papel, cera, cartón o trapos. Si se trataba de un muñeco de figura defectuosa y ridícula, con adorno mal hecho o mal pintado, con carácter de extravagante y de mayor tamaño, a semejante mamarracho se le llamó “ninot”, término de burla muy empleado por artistas, sobre todo por los escultores.
UNA COINCIDECNIA en las primeras noticias sobre los “ninots”: eran de tamaño natural, estaban confeccionados sobre una estructura ligera (listones de madera), rellenos de trapos, vestidos con trajes a la moda o “trajes adecuados”, muchas veces con dibujos ridículos; sus rostros se representaban por medio de una máscara de cartón -ya empleada en los teatros y en la celebración de las danzas de “carnestoltes”- y otros elementos como el cabello eran realizados aprovechando la paja de rellenos. Voces contrarias a esta celebración clamaban ante este conjunto satírico que, según decían, representaba “diferentes asuntos que merecían la censura pública”.
PARECE SER que con los ridículos monigotes se organizaba una comitiva que recorría las calles, con el general divertimento, antes de ser lanzados a la hoguera. Por el tiempo comenzaron a colocarse en la propia estructura monumental entre los troncos y las maderas que servían de combustible. De ahí tendríamos el inicio de la falla con la incorporación de una figura. Almela y Vives y Sanchis Guarner citan que en 1751 ya se hablaba de seis o siete fallas con “figuras de bulto muy bien hechas”, sin aportar la referencia documental. Incluso se dijo que fue el notario Carlos Ros quien escribió unos versos satíricos sobre al menos dos de estos catafalcos. Algunas fallas tuvieron movimiento por medio de un mecanismo accionado manualmente.
¿LAS FALLAS son reminiscencias de los antiguos rituales a los dioses de la gentilidad? ¿Fuegos para celebrar la entrada de una nueva estación y de paso purificar todo aquello negativo? ¿O verdaderos Autos de Fe en contra de la presencia borbónica de principios del siglo XVIII? ¿O simplemente, en algún momento, se decidió colocar un “ninot” en una de las hogueras sin otro fin que ridiculizar y criticar a determinadas personas o estamentos? El verdadero origen de las fallas está por estudiar.
LOS VIAJEROS que nos visitaron a principios del siglo XIX, Lady Holland (1802), Fischer (1804), Laborde (1809) o Biñeque (1819), ya presenciaron y describieron aquellos “teatros y tablados con figurones”. Por cierto éste último preguntó a los ciudadanos cuál era el origen de las fallas. Nadie le supo contestar, dijeron que era costumbre que venía de muy antiguo.
Rafael Solaz
Bibliófilo y documentalista
“FALLAS VALENCIA 2012”
Publicado por LAS PROVINCIAS
Foto: Falla de cuando se incorporó el “ninot” imaginada por el autor.

09 marzo 2012

LA QUE FUE MI CALLE

calle de buen retiro
Fue una vuelta atrás en el tiempo. Sesenta años; toda una vida.
Era la primera vez que desde un autobús urbano recorría las calles de mi infancia. Ignoraba su trayecto, tan solo que me trasladaría al centro de la ciudad atravesando las grandes vías que en el último decenio han transformado sus arrabales, y lo que antes era huerta ahora es una zona urbana de grandes edificios diseñados desde la modernidad.
Mas de repente, el bus, dio un giro a la izquierda y avanzó por una calle no olvidada en la que aún existían pequeñas casas de una altura. Planta baja con vivienda y escalera a la de arriba con su repique de aldaba. Mis recuerdos manaban según avanzaba por aquel lugar llenos de nostalgias en el que igualmente existían las vías por las que antaño pasaba el ferrocarril de vía estrecha sustituido por el moderno tranvía cuya ruta compartía el bus donde pegado a la ventana me llegaban cada vez más vivas mis primeras correrías.
Lo presagié. De repente giró a la derecha y me encontré de lleno en “la que fue mi calle” donde mis ojos vieron la luz por vez primera. Mis años de infancia transcurrieron en ella, pero, de la misma sólo queda su nombre. El lado izquierda era todo de huerta y el de la derecha un bordón de casas que si algo tenía en común es que eran viviendas. A su principio, tres o cuatro casas tipo chalet con un pequeño jardín a su entrada a las que continuaban seis de una altura: una de ellas habitada por mis padres en cuya planta baja nací. Continuaba el lado derecho con un trozo de huerta que lindaba a un nuevo edificio de más alturas; cuatro o cinco, no lo recuerdo bien. Luego más huerta y otra vez una par de casas que daban fin a la calle.
En la calzada, que era de bajada, no había asfalto. Sólo tierra dura en las que mis rodillas y brazos sufrieron sus primeros arañazos como fruto de los juegos. Y no era plana, pues junto a las casas, su altura más elevada formaba un desnivel que más plano y ancho era cuando lindaba también a la derecha con un trozo de huerta. Allí, en aquella planicie dábamos patadas al balón de trapos intentando meter el gol entre unas porterías indicadas con piedras.
El bus pasó veloz la ahora pequeña calle, que en aquellos años era como un campo abierto, enorme, sin puertas, por cuyos ribazos nos perdíamos buscando algún frutal.
El margen izquierdo, les decía, era de huerta, pero en bajada; por lo que se iba formando una ladera cada vez más empinada que daba fin en una trasera: la casa de mis abuelos junto a la carretera.
Si aquel paso en el bus duró segundos, mi mente se paró en el tiempo: pero en aquel.
Un sinfín de sensaciones acudieron a mí como no buscadas, en “la que fue mi calle” como si en ellas mismo disfrutara de aquellos años felices en los que con un balón de trapo destrozaba mis zapatos, o cuando desde la parte mas alta del ribazo subía el “cachirulo” que al hacer “fil trencat” me obligaba a correr por la huerta a su encuentro. Muchos, muchos juegos de calles pasaron a velocidad de crucero, al igual que de aquellos primeros amigos que desde entonces apenas he visto, pero que se aparecieron en mi recuerdo.
Fue mi calle.

04 marzo 2012

UN PARTIDO POLÍTICO: ¿COMPROMÍS?

un partido politico_compromis

El que en las fiestas falleras y en el momento del inicio de la mascletá y a su final, un grupo de gente afines a Compromís, incluso entre ellos un edil municipal y un asesor del mismo, insulte a la Fallera Mayor y su Corte de Honor en el balcón municipal, no solo desprestigia al grupo municipal que lo forma y cuya estimación la tiene por los suelos, sino a quienes les han votado; que si son gente normal se encontrarán avergonzados.

Es insólito en nuestras fiestas falleras y en especial en uno de los más populares actos pirotécnicos ante nuestro Consistorio, que un partido político que lo integra, opte por hacer acto de presencia de semejante modo. Y más, cuando ni un solo metro cuatro cuadrado de nuestra principal plaza queda vacío, cuyo rasgo en común y que une a los valencianos, es la asistencia a un acto festivo en el que la pólvora se convierte en una sinfonía musical, perfumando la plaza de un aroma que nos embriaga.

Un partido político que se aprovecha del tumulto para abroncar a una fallera llena de ilusión y que a la sazón nos representa a todos los valencianos en razón de la fiesta, por sí solo se define.

Un partido político que ha conseguido unos pocos escaños no en razón de sus méritos, que no los tiene porque hasta la fecha no los ha demostrado, sino más bien por los desméritos de un PSPV que al estar cada vez más alejado del ciudadano y se aproxima a su propia ruina, deja parte de sus votos en semejante nido.

Nuestra Fallera Mayor y su Corte no se merecen semejante trato. Desgraciadamente ha tenido que llegar el comienzo de la fiesta fallera y sus mascletás para ejercitar la prueba del nueve en la falta de decoro de un partido político que comenzó su andadura con unas sucias camisetas de insidias, y conforme pasan los días muestran a los ciudadanos lo peor de ellos mismos.

COMUNICADO FALLERO

Las 23 agrupaciones de Fallas de la ciudad de Valencia han emitido un comunicado en el que han mostrado su "malestar y más absoluto rechazo a las acciones realizadas estos últimos días en la mascletà de la Plaza del Ayuntamiento" en las que las Falleras Mayores y sus Cortes de Honor "son insultadas y vejadas públicamente, incluidas las trece niñas".

Por ello, han pedido a aquellos que "mezclan" el mundo fallero en sus protestas que cesen en su actitud, puesto que las Fallas "no entienden de política y en cada uno de los casales falleros conviven en concordia personas de diferentes ideales y sensibilidades, trabajando únicamente en una dirección, tener las mejores fiestas del mundo".

Además, también han invitado a toda la sociedad valenciana a que disfruten de unas fiestas josefinas "en paz y armonía" y que "sean conscientes del trabajo realizado durante todo un año por las casi 400 comisiones falleras".

La comunicación ha sido respaldada por unanimidad por parte de las agrupaciones Benicalap-Campanar, Beniferri-Benimamet, Botànic-La Petxina, Burjassot, Camins al Grao, Centro, Creu Coberta, El Carmen, Gran Vía, Jesús, La Seu-Xerea-El Mercat, Marítimo, Mercado de Jesús, Mestalla-Benimaclet, Mislata, Olivereta, Pilar-Sant Francesc, Poblats al Sud, Quatre Carreres, Rascaña, Ruzafa, Sagunt-Quart y Turía.

03 marzo 2012

01 marzo 2012

OBJETIVO: K.O. A LA TRANSICIÓN

Objetivo ko a la transicion De aquellos barros estos lodos. Manido, pero cierto.

Zapatero, ZP para los amigos, se empeñó en aniquilar la Transición y desde el primer día de su mandato hasta el último segundo de su estancia en la Moncloa se dedicó a generar el enfrentamiento ciudadano, al tiempo que ha dejado a nuestra nación en la peor situación económica de los últimos cincuenta años. Medio siglo a sus espaldas. Si su único avance en lo social ha sido el de lograr que la pareja homosexual, que debe tener todos los derechos, faltaría más, pueda convertirse en matrimonio cuando lo que debe ser es una pareja de hecho, “apaga y vámonos”.

De su ineptitud demostrada surgieron los ministros de menor talla que jamás llevaran cartera: desde un Robespierre expeditivo al gañan más desacreditado.

La corrupción en lo judicial que urdió Rubalcaba se puso a la misma altura que en la pública, con las escandalosas actuaciones en la Junta de Andalucía cuyo expolio económico viene de lejos: cuando la familia Guerra dominaba sus despachos.

Su mayor dedicación ha sido la de tensionar a la ciudadanía, merced a un talante que un micrófono abierto le desenmascaró un día para cuyo fin creó los medios afines desacreditando a la oposición. Sin embargo, algo le salió mal, pues al crear la TDT no tuvo en cuenta que abría las puertas a otras voces que denunciaran sus mentiras. Medios, que si no censurados, se empeñó en defenestrar.

Un sindicalismo adocenado recibió las más elevadas subvenciones por lo que su mutismo lo tenía asegurado: cuanto más subía el número de parados, mayor era su silencio.

Roció de gasolina la vida española con el único fin de aromatizarla y a la espera de que llegara el momento que algún chisquero hiciera acto de presencia

Por sus diarias mentiras el pueblo le dio la espalda. Su resultado supuso la mayor derrota electoral del socialismo español, cuyo testigo ha pasado a manos del autor intelectual de toda su “proeza” y a quien se le ha unido el colmillo femenino más retorcido que se anida en Ferraz. Y de esta guisa, a ZP le ha quedado una pensión vitalicia de 150.000€ más otras prebendas que no desdeñará.

Llevó al partido a sus horas más bajas y para ocupar su espacio perdido han surgido unos partidos minoritarios decididos a apropiarse de la calle desde el primer día que llegó al gobierno el Partido Popular. Por supuesto bajo la tutela de un sindicalismo cuyas subvenciones se han visto mermadas utilizando a una masa estudiantil, la del suspenso continuado y a cuya vera marca el ritmo la comparsa perroflauta.

Un totum revolutum alentado por el socialismo robesperriano y a la sazón por un radicalismo parlamentario con escaso número de escaños pero rico en bufonadas y animoso al mismo tiempo de que la chispa deflagre.

Mientras que en Barcelona son “violentos profesionales” en el “cap i casal” es la “primavera valenciana” alentada y abanderada por los Jorge Alarte, Enrique Morera, Mónica Oltra y Marga Sanz a la cabeza de unas manifestaciones ilegales en las que se provoca a las Fuerzas de Seguridad del Estado, a cuyos integrantes y sólo por decencia política debieran defender. Los lodos.