Si das una vueltecita por mi Blog, espero sea de tu agrado.

28 diciembre 2010

“INOCENTADA” COJONERA

inocentada cojonera

Estaba sentado ante mi pantalla del ordenador cuando una mosca fijó sus patas sobre la mesa cerca del teclado. De haber optado por otro sitio más lejano, con seguridad no me hubiese dado cuenta de su presencia.

Me sorprendió, porque hacía mucho tiempo que no había visto una mosca en el interior de mi casa y me plantee la cuestión del por qué de su aparición precisamente en estas fechas navideñas, por lo natural gélidas, cuando lo normal es que aparezcan en los meses cálidos.

Sólo por el significado de este día la acepté complacido, sin caer en un principio en el alcance de su interior: su poder destructivo capaz de transformar a una comunidad reconciliada en una sociedad entregada y al alcance de cualquier virus aniquilador. Nada que ver con la frágil hormiguita que conservando todo lo bueno que ha llegado a su poder, es capaz en su laboriosidad de fortalecer aún más su patrimonio por débil que éste sea.

Mi ocupación en ese momento era la de retocar una foto en blanco y negro para eliminar unas pequeñas manchas en su parte superior. En su cielo acerado aparecían lo que pudieran ser como unas “cagaditas de moscas”, lo que me hizo imaginar, sin ningún sentido ni interrelación, la existencia de cierta correspondencia entre la visita inesperada, por otra parte inquieta, toda vez que no cesaba de dar ligeros rodeos sobre sí misma, como si buscara algo que destruir.

Salvo que vuela, y que me resulta molesta cuando se detiene en mi rostro, que no es el caso, no sé nada de sus aficiones; aunque presumo que para ella el significado de la Navidad carece de sentido obligada por su laicidad. Lo digo porque estamos en estas fechas, no por otra razón. Sentidos, como el del olfato, lo tiene, pero dudo de sus nobles sentimientos. El más agudo lo reserva para los fines más dañinos. Su única fortaleza es la de volar y volar de gratis, a lo que se dedica con la intención de aprovecharse de quien permanezca confiado. Igual sea de la melosidad de un grano de azúcar, que gozando al introducir su virus devastador en la cabeza de quien aparezca en su vuelo.

Pero de inmediato supe de ella, toda vez que sus gestos e intenciones llevaron a mi mente la peligrosidad escondida de quien desde la fragilidad de su incompetencia, sólo es capaz, sin levantar el vuelo, de rotar y rotar como si fuera un perro girando sobre si mismo en busca de su rabo (pero sin la lealtad de éste), a la espera de aniquilar lo que esté a su alcance, tan pronto tenga ocasión de ello.

Me hubiese gustado preguntarle qué la motiva para transmitir epidemias causando un gran deterioro social; por qué lo hace y qué mal le han hecho quienes ignorando el peligro de su presencia, la aceptan ufanos a pesar del gran daño que hace a la sociedad.

Pero mejor no hacerlo, para qué. Si no me va a contestar. Si al menos todo el daño que produce fueran “cagaditas de moscas”, estaríamos tan aliviados como seguros. Lástima no tener un matamoscas a mano, que para eso están.

Mejor hubiera sido todo producto de sueño, dormido ante el ordenador sobre el respaldo de mi sillón.

Ojalá así hubiese sido

15 diciembre 2010

LOS ATRIBUTOS DE LA MINISTRA LEIRE PAJÍN

Los atributos de Leire PajínTodos, en alguna ocasión, hemos recurrido a determinadas frases más o menos livianas. Frases que, lejos de toda grandilocuencia, reúnen la garantía de su irrevocable aceptación toda vez que ellas encierran una especie de verdad absoluta, asumible, sin ningún tipo de matiz o claroscuro que pudiera cambiar el significado de quien la expresa. Las más rotundas son las que eluden la pifia o el desatino y resultan ser diáfanas y asequibles ante cualquier auditorio, aunque para su construcción se utilice el recurso a la chirigota o lo chabacano que podrá ser más o menos admisible en función del rango de su autor, incluso permisible en cualquier caso.

Me atrevo a manifestar que todos y en alguna ocasión, para finiquitar cualquier tipo de debate de meridiana claridad hemos tenido el atrevimiento de pontificar poniendo su punto y final a cualquier entuerto con la manida frase de “si mi abuela tuviera cojones no seria mi abuela, pues sería entonces mi abuelo”. Su efecto es fulminador, pues ninguno de los tertulianos osa cuestionar la evidencia de semejante axioma.

Mas no siempre determinadas aceptaciones gozan de la mención del buen gusto al trasladar su eco a un ambiente tabernario en el que la fuerza del rufián estrafalario, del zafio bravucón o incluso de la verdulera prepotente, muestran el graznido de su soberbia desde el sitial en que se encuentran, viéndose al cobijo de un palio laico con tufos de petulancia y con la altivez de baratillo que le viene de cuna, como es el caso que nos ocupa.

¡Por mis cojones! Por mis bravos cojones, debió añadir Leire Pajín en el reciente nombramiento de la sindicalista Nuria Espi, quien desde lo más bajo del escalón administrativo y sin ningún tipo de cualificación reconocida, se ha visto ascendida como Delegada del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas gracias a unos supuestos méritos que por lo visto han pasado con muy buena nota el filtro de los cojones de la nueva Ministra de Sanidad, cuya existencia, ostentosamente proclama.

Viendo la manifiesta nulidad de Rodríguez Zapatero en cualquier asunto de su competencia, al igual que en la formación de sus gabinetes que si por algo destacan es por sus carencias, no nos debe extrañar que sea el recurso a los cojones la mejor muestra del verdadero talante que tuvo la osadía de anunciarnos un día y que la Ministra de Sanidad se encarga de publicitar.

¡Será por cojones!

12 diciembre 2010

MARIO VARGAS LLOSA

MARIO VARGAS LLOSA

El discurso de Mario Vargas Llosa en ocasión de la entrega del Premio Nobel de Literatura 2010 es un manifiesto a la libertad individual del ser humano. Al mismo tiempo, la denuncia de los peligros que nos amenazan determinados colectivos en los que estamos inmersos, dispuestos a convertimos en sus victimas con el recurso de alucinógenos progresismos, a la sazón, salpimentado con espurias promesas de una intelectualidad fundida en el crisol de la mentira.

Desde este humilde Blog, muchas gracias Sr. Vargas Llosa, entrañable escribidor.

10 diciembre 2010

LEVANTE-EMV

ESPAÑA-CORPUS-TOLEDO

La festividad de la Inmaculada Concepción se celebró el pasado miércoles en la Catedral de Valencia en una misa oficiada por el Cardenal Antonio Cañizares por tan señalada fecha religiosa.

El Cardenal “en su camino hacía el Altar Mayor cruzó su mirada de complicidad con el Conseller Juan Cotino” (sic). Quiero imaginar situado en los bancos entre los fieles asistentes a la ceremonia litúrgica.

En una breve nota de prensa y en la página dos del Levante-EMV del día siguiente, o sea ayer, ha aparecido una escueta reseña haciendo referencia a la misa en la Catedral de la Seo con la única intención de resaltar el párrafo arriba entrecomillado y sin comentario o añadido alguno que aclarará la denuncia.

¿Mirada de complicidad?

¿Qué es lo que se esconde con tan maligno comentario? ¿Acaso corruptelas? ¿Acaso horas de orgías? ¿Amoríos? ¿Qué tipo de “complicidad” es la que se esconde entre ambos y el mensajero de turno ha adivinado silenciando su significado?

Porque no creo que sea el caso de una amistad institucional que en declaración semejante por parte de Francisco Camps con el Presidente del Tribunal Superior de Justicia de Valencia, ya supieron utilizar los de siempre de forma desvergonzada sin importarle un pito atentar contra la dignidad profesional del Sr. De la Rúa.

Prensa basura tal cual, a semejanza de la que vemos a diario en las televisiones, pero con el uso de la insidia a la que nos tiene acostumbrado un periódico al servicio de la mentira, de la manipulación, y de la izquierda valenciana.

La práctica del libelo, inasequibles al desaliento, y con la única intención de hacer daño unidos en sus campañas de infamias y de calumnias.

03 diciembre 2010

LA IZQUIERDA VALENCIANA

logo-pspv-valencia

Debe ser demoledor hacer tu propia analítica personal y ves que caminas hacía el derrumbe.

Desde la calle de Blanquerías el Partido Socialista del País Valenciano (sic) ha elaborado su propia encuesta en intención de voto de la que han tenido conocimiento los medios de información. Sus datos advierten de la mayoría absoluta del PP, la pérdida de media docena de escaños por parte socialista, la desaparición de las Cortes Valencianas del “Compromís” y la adjudicación de cuatro escaños a IU. De escalofrío es su resultado. Pero es que no puede ser otro.

Cuando una opción política opta por el recurso a las mentiras constantes y al insulto personal, y a la sazón se aleja del sentimiento popular de los valencianos, lo que les espera es lo que se merecen. Es lo natural.

Es demoledor y preocupante que exista en el arco parlamentario una izquierda dedicada a la confección de un escenario de tóxicas bambalinas con aderezos de insidias, atentos a un apuntador cuyas manos sostiene el libreto de la manipulación para contentar a su auditorio.

En principio ensalzaron a ETA considerando a la banda terrorista luchadora contra el franquismo, hasta que Barrionuevo, reconociéndolo públicamente, para enmendar su responsabilidad, cumplió las instrucciones del Sr. X. Acto seguido, el enriquecimiento personal de la cúspide socialista les llevó a la oposición.

Cuando el socialismo acosaba al gobierno español poniéndose aquel de parte del Frente Polisario, no hacia más que escenificar una parodia en su propio beneficio, tal y como se ha demostrado en estos días dejando al pueblo saharaui en el olvido.

Sólo con la mentira podían volver al poder, pensaron; y así tramaron el engaño atribuyendo a la guerra de Irak el atentando del 11-M sin prueba alguna que lo demostrase, cual constante forma de entender el ejercicio de la política. Pero allí tenían al apuntador Rubalcaba y su jornada de reflexión, experto en estos menesteres, tal y como hemos visto en los últimos años dando las instrucciones pertinentes a los tres poderes sometidos a su control con cualquier clase de patraña.

Por tal motivo y dada la necesidad de salir del pozo, traslada a Valencia la tónica de la mentira denunciando una falsa financiación política a la que tantas veces recurrió su partido. Por otra parte, del irrenunciable proyecto socialista de la Prolongación del Paseo de Valencia al Mar estando en la Alcaldía, pasaron a la consideración de expolio para volver a hablar de su conveniencia cuando se ven abocados al abismo. Mientras que el expolio de Sagunto de Carmen Alborch está escondido bajo las frías piedras del mármol.

A la izquierda valenciana no le ha temblado el pulso para desprestigiar a un Presidente del Tribunal Superior de Justicia atentado contra su dignidad con la ruindad que le caracteriza. Mas de seguro será incapaz de pedir perdón una vez que el Sr. De la Rúa ha puesto los puntos sobre las íes tras un año de silencio.

Del cadáver político de Ángel Luna, mejor no mentarlo. Mientras que Enric Morera, él mismo es quien se ha encargado de su harakiri personal con su mimetismo catalán y sus constantes participaciones en cualquier evento en la región vecina a la que acude con firmeza mostrando sus tres ojos, y entregado a su servidumbre. Igualmente, mencionar a Mónica Oltra sería para responderle tal y como se merece, tras una acusación por su parte en las Cortes más propia de los bolcheviques de los años treinta, que de una persona con un ápice de dignidad. Mejor olvidarla.

Efectivamente, debe ser demoledor hacer tú propia analítica personal camino al derrumbe. Vaticinio publicado, entre otros, en el periódico Levante-EMV, diario que además de hacer suyas las mentiras de la izquierda, así como a la inversa, jamás ha salido en defensa de la singularidad valenciana, sea en un editorial, sea mediante la pluma de sus tamborileros.

De las mentiras del Presidente del Gobierno desde el primer día en Moncloa, huelga comentario alguno, porque a nadie sorprenden en la actualidad. Y acerca del panfleto sobre los 100 años de honradez, “hay mucho que hablar del bacalao”, cual frase famosa de antaño.

Lo dijo el Conseller Blasco: la izquierda camina hacia su propia destrucción: mientras que las fichas del dominó han iniciado su caída y evitarlo es un imposible, salvo cualquier tramoya que inventen que de seguro recurrirán.