Si das una vueltecita por mi Blog, espero sea de tu agrado.

14 junio 2016

EL GRAN PACTO


Por lo que hemos visto y oído el “gran pacto de gobierno” es una quimera. Llevamos  seis largos meses con un “gobierno en funciones” cuya única misión bien podríamos decir que es la de mantener el protocolo en un horizonte que nos llena de incertidumbre.

Y entre tanto, haberlos haylos que se lo saltan. Al protocolo me refiero. Sujeto como está, y así debe ser, a un marco constitucional que haberlos haylos también que están dispuestos a incumplirlo.  A pasárselo por la entrepierna, vamos. Es lo que dicen en repetidas ocasiones sin ningún tipo reparo ante los medios, que a la par que nos informan, nos aburren. Es lo que hay.

Vemos pues que de lo que se trata en estos días de campaña electoral es instar a un presumible treinta por ciento de indecisos, dicen, para que se inclinen sus integrantes por una u otra opción de las que se presentan ante las urnas.  Opciones todas, y cada una de ellas, que nos ofrecen la pócima redentora de nuestras inquietudes.

Sin embargo, el encaje de bolillos, tal y como está la España nuestra que por lo visto ya no es la de todos, tiene la complicación de que se corresponde con una nación que ha dejado de ser “una”. Tampoco es  “grande”, pues hace milenios que perdió tal condición; y en cuanto a “libre” se nos antoja que no, condicionados como estamos a los avatares de una crisis económica cuya única solución pasa por una estabilidad política que –sálvese quien pueda- no vislumbramos.

Luego está, aunque en el mismo saco, la existencia de las dos Españas enfrentadas motu proprio, aunque lo cierto es que el rifirrafe viene motivado por una Ley de Memoria Histórica que, dígase lo que se diga, más que unir ha roto.

Así, puestas la cosas, el gran pacto electoral nos daría la necesaria estabilidad política, que, a más, sería un claro aviso para los navegantes furtivos, cuya única pretensión es romper la hoja de ruta que a su largo nos ha permitido avanzar como nunca en las últimas cuatro décadas, por lo que cuanto menos se merece un respeto, que una minoría, y gracias a una determinada afinidad ideológica que le insufla aire, desprecia.

Pacto electoral que daría paso a la sensatez, a la vez que a los acuerdos obligados entre una amplia mayoría, siendo freno al populismo y dejando en fuera de juego a la insidia, salvo las de la citada minoría que siempre se alimentara de ellas. 

Un gran paso adelante que bien pudiera significar una ventana abierta al fin de las dos Españas. 

Pero… ¿A quién o quienes interesa siga el enfrentamiento que las separa?


2 comentarios:

Vicente Ridaura dijo...

Como siempre que acertado estas en las dos España estupendo julio

Julio Cob dijo...

Las dos Españas Vicente. Las dos que tanto le interesa a la izquierda y que tras Zapatero y ahora el Pedrito han resurgido.

Entre ellos, los perroflautas y el Coletas: ¡Traca!