Si das una vueltecita por mi Blog, espero sea de tu agrado.

27 febrero 2018

EL PROCÉS




Conocido como “el procés”, ha tenido sus tempos. No obstante, la sinfonía al logro de la tormenta perfecta ha sido siempre la misma. Su escenificación durante los últimos años ha sido centro de atención en telediarios y en tertulias televisivas con veladas inagotables; en primeras, en segundas y en terceras columnas de los diarios más acreditados, hasta llegar al hastío, se han rubricado con las mejores plumas, aunque como suele decirse no todo el monte es orégano.

Y también en las páginas de sucesos hemos visto daños colaterales con cierta algarabía. Lamentable, en mi opinión, tanto en cuanto no se haya hecho hincapié y con mayor insistencia, acerca de los puntos claves de una hoja de ruta cuidada con esmero en cada uno de los instantes de su proceso, lo que no significa veracidad de sus actos, las más de las veces tan falsos como maliciosos.

Una sinfonía que vio la luz en la Sala de los Ponentes del Parador de Gredos con la aceptación por parte de los presentes de una Carta Magna consensuada en la que aparecían unas Comunidades Históricas que jamás habían existido, validadas por el zascandil argumento de unos estatutos de autonomía de dudosa legalidad, cuanto menos. Su aprobación en referéndum dio validez a la patraña y la inescrutable sinfonía iniciaba su marcha. En muchas ocasiones desde la deslealtad, tal y como el paso del tiempo ha demostrado.

Su allegro en base a una falsa historiografía tuvo su inicio cuando una vez transferida la enseñanza a la Generalitat Catalana, fueron sustituidos unos 25.000 profesores por otros nuevos con encomiendas precisas ajenas a su función, o sea a la carta y con textos zurcidos al gusto del disfraz nacionalista. Rebatir sus hechos históricos nos resulta tan fácil como lo ha sido llevarlos a la naturaleza de dogma sin que el freno constitucional actuara contra la añagaza. El camino a las kilométricas Diadas estaba trazado y la trampa sutil nacía de las aulas.

Luego llegó la hora del adagio en forma de slogan y el “Espanya ens roba” retumbó por calles y plazas de Cataluña emitido desde las instituciones autonómicas sin que la Fiscalía General del Estado saliera al paso de la infamia, mientras que para la televisión pública catalana tan sólo representaba un preciado comic en aras de la mayor audiencia.

Apareció un día el minuetto centrado en el amañado “derecho a decidir”, urdido a bombo y platillo, propio de un sainete que, pese ser un derecho inalienable a las personas, su límite debe circunscribirse a aquello que a uno le pertenece, sin más circunloquios.

La soberanía reside en la totalidad del pueblo español y no de una parte de ella en exclusiva, por lo que no es cierta la legitimidad que se propaga desde unas instituciones tuteladas por quienes no son más que funcionarios del Estado al que desde tiempo inmemorial se deben faenando por su cohesión.

La España romana ya sabía de su vía augusta trazada desde los Pirineos a Cádiz. Por otra parte, y en cuestión de derechos inalienables, dicho sea de paso, es cierto que cualquier parte de un todo debe o debería tener la opción a abandonar su aposento, pero con las cuentas claras. Claras y pagadas. Si imagináramos esa posibilidad, trescientos años de proteccionismo español volcado desde el propio Estado y en beneficio de Cataluña tiene su precio, más si cabe, cuando el resto de la nación no ha tenido las mismas prebendas. Que se echen las cuentas.

El presto, o traca final, ha sido la proclamación de la República Catalana con un órdago a la “Constitución Española del 78”, fruto de una transición política considerada como ejemplar hasta hace pocos años, en la actualidad denigrada tanto por los independentista como por el populismo surgido en un periodo de recesión económica que les ha venido al pelo a los patrocinadores del “procés”, quienes en todo momento se han encontrado a favor de un viento que más que frenarlo, ha sido la judicatura española la que le ha dado alas, tanto en cuanto la Fiscalía General del Estado en su dejadez de funciones ha representado para los dispuestos al golpismo y a la sedición su mejor baluarte.

Fuegos de artificio que por su apoteosis final ante unas próximas elecciones autonómicas al dente del 155, quedará en falso letargo, siempre despierto a la espera de un nuevo brío con la complacencia de medios afines, de jueces impertérritos con la mirada hacia otra parte, y con una panda de políticos nacionalistas que juraron o prometieron lealtad a la Constitución que ahora difaman. También las Cortes Catalanas del 1700 juraron lealtad a Felipe V cuando su llegada a España.

Cataluña sólo se entiende desde el artificio, dicho en román paladino desde la mentira.

Julio Cob Tortajada - Escritor y bloguero.

2 comentarios:

Vicente Ridaura dijo...

Como siempre me gusta JULIO

Benja García dijo...

Es muy curioso, que unos reinos como Castilla,León o Aragón que juntos con otros van conseguir la unión de los reinos y territorios de España en una sola nación. No hayan sido considerados nacionalidad histórica y si Cataluña, que estaba bajo el dominio del reino de Aragón. Se le ha dado más importancia a un condado que a un reino.