Si das una vueltecita por mi Blog, espero sea de tu agrado.

10 noviembre 2017

"EL RATA DE PUIGDEMONT"



Visto lo visto en cuanto a la actuación de los independentistas catalanes y de quienes son ágiles en el desprecio de nuestra España, en la que tantos unos como otros se retroalimentan con la misma sustancia que no es otra más que la perentoria  necesidad de mentir, cuando no ejercitarse en la insidia, tal y como hemos tenido ocasión de comprobar en  múltiples ocasiones, hay que tomar decisiones.

Las historias y leyendas que aportan es un cúmulo de falsedades desde la A a la Z del índice historiográfico. El rigor que pretenden es un insulto a la inteligencia, especialmente dirigido por los independentistas a los ciudadanos sitos desde Port Bou a Alcanar, desde Fraga a Calella de Parafrugell,  instados desde el caciquismo actual al enfrentamiento social y familiar, logro que han conseguido con creces. Y qué hablar del distanciamiento producido entre los “vecinos de barrio” sitos en la Cataluña entera.

A su mayor grado de independentismo, la perversidad en sus acciones es el marco de referencia que ya ha dejado de sorprendernos: la maldad es su foco, tal y como estamos viendo en “el rata de Puigdemont” que en su pretensión de colocar una pica en Flandes, lo único que está logrando es el testimonio de su perversidad; y más como persona, que como político.

Por estos y por aquellos que de una forma u otra, vestidos de buenísimos unos, de tan distinguidos como falsarios demócratas otros, han participado en alimentar directa o indirectamente el carcinoma que destruye a una región española, sin importarles un pito que se extienda por la piel de toro, desde esta red social, desde mi muro, manifiesto mi pretensión es dejar de participar en lo que representa un coro de fariseos de contrastada autenticidad por sus soflamas.

De todo ello, a principios del siglo XX ya fue denunciado por Blasco Ibáñez con el acertado titular de La Lepra Catalanista en la portada de su periódico El Pueblo, lacra que actualmente tiene su punto de infección en “el rata de Puigdemont”.

No hay comentarios: