Si das una vueltecita por mi Blog, espero sea de tu agrado.

21 diciembre 2017

CATALUÑA EN ELECCIONES


Tras la proclamación de la República Catalana por parte del gobierno autonómico en un proceso golpista que amordazó a la oposición, Mariano Rajoy, en su obligación constitucional y como hombre de Estado, anunció elecciones para unas nuevas cortes catalanas que se celebran hoy.

El poder judicial, de inmediato, se puso al curro -después de unos años de dejadez en su obligaciones de salir en defensa del Estado- y con prisión preventiva mandó a la cárcel a una pequeña parte de los facciosos, dejándose seducir días después por las mentiras disfrazadas de arrepentimiento de buena parte de los detenidos, que lograron, por este procedimiento, salir de prisión, para ya, en campaña electoral, y acto seguido, manifestar su pase por la entrepierna de todo cuanto emana de la Carta Magna y en especial de los jueces.

Hoy es el día del voto y vamos a ver dentro de unas horas el resultado de unas elecciones en las que no se busca la forma de gobierno, sino el dar luz al retrato de una sociedad de la que no tenemos claro si persiste en el mantenimiento del otrora peculiar seny catalán, o mostrar al público un grabado cincelado desde la infamia con la utilización del fino buril de la farsa, a la sazón mediatizado y a golpe de martillo gracias a la corrupción mediática, judicial  y docente, que, algunos más que otros, aceptan con algarabía.

Un sector de la población catalana éste, que ha mutado desde su ancestral seny catalán a su integración en las filas del vocerío –bien a las claras o de forma sibilina- dispuesto al enfrentamiento social, familiar y a lo que haga falta, incluso a la deriva económica que ya asoma por doquier. Manifestado vemos que aquello de que para los catalanes la pela es la pela, queda en entredicho. 

Cual fuere el resultado no hay otra:

O Carles Puigdemont a la cárcel, o Puigdemont I, President de la Generalitat, de correcaminos. 

En el exilio, por supuesto.

4 comentarios:

Vicente Ridaura dijo...

De lujo julio

Julio Cob dijo...

Vicente, visto el resultado electoral, queda claro que la Cataluña profunda no tiene ni idea de su pasado remoto, y una vez vacío el coco, lo que les echen. Un abrazo

Anónimo dijo...

El insulto a parte del electorado es posiblemente el menos democrático de los insultos.

Julio Cob dijo...

Lo primero es dar la cara, Anónimo. Eres un gañán.