Si das una vueltecita por mi Blog, espero sea de tu agrado.

20 agosto 2012

ROSA REGÁS, LA ÍNCLITA DAMA

rosa regas ínclita dama
Va de caricaturas, que nadie se asuste. Eso sí, esperpéntica.
Adolf Hitler en su libro Mein Kampf (1925) anunció todo un programa de acción a corto, medio y largo plazo, encaminado a convertirse en dueño de Europa. También justificó el predominio de la raza aria y diseñó entre líneas “los argumentos” a utilizar para su objetivo. Posteriormente y en 1933, alcanzó el poder gracias a las urnas. Adolf Hitler no engañó a nadie, pues lo que llevó a cabo años después, lo había anunciado con anterioridad.
De no haber alcanzado el poder, con las urnas o sin ellas, su deseo, cual castillo de arena, se hubiese perdido por los arenales de su criminal esquizofrenia, angustiado por la prepotencia que deglutían sus arterias y todo ello previo a unos retortijones de estomago que le llevarían a la asfixia.
Ya sé que las comparaciones son odiosas y tantas veces exageradas, pero qué mejor que la caricatura para identificar al personaje.
Me viene todo al hilo por unas penosas declaraciones de Rosa Regás en un ataque personal a José Mª Ruiz Gallardón, Ministro de Justicia, a las que ha salido al paso Andrés Aberasturi, de profesión periodista, quién tiene la suficiente autoridad moral para expresarse tal cual.
Moral que le falta a tan absolutista mujer quien autorizada por su condición de escritora, ha dado a luz unas esperpénticas elucubraciones que mejor sería las hubiese abortado. Sin embargo, de tener la experiencia personal del Sr. Aberasturi, con seguridad o probablemente, no hubiese recurrido a los “monstruos” para defender su canallesco alegato.
O quién sabe, igual lo hubiera hecho.
¿Puede tener el derecho a fijar el listón entre lo no permisible y lo necesario quien actúa con tanta ligereza motivada por su colérico desmadre?
Cierto es, que tan discapacitado es quien va a nacer sin un pie, o sin la mano de un brazo diagnosticado por la presencia de un muñón, o quien se presenta desde el claustro materno con una cabeza tres veces el tamaño de su cuerpo. Pero… ¿Quién, dónde y cuándo pone el listón en busca de un ser puro y perfecto como preconiza tan “excelsa dama”?
¿Tendría Rosa Regás la suficiente autoridad moral para ello? Apañados estaríamos.
Ya desde hace muchos años y por su edad, Rosa Regás sabe muy bien que se ha ejercitado el aborto cuando era de necesidad y en ausencia de leyes. Leyes que pueden y deben cuestionarse porque en mayor medida inducen al capricho o al “snob delicatessen” deseados para un bohemio paso en el tiempo.
Rosa Regás, para su ataque a Ruiz Gallardón, utiliza fusta en mano un totum revolutum, lógicamente desordenado, producto de su irascible y habitual línea de acción, visceral, semejante a la del alcalde de Marinaleda. De llegar la dama al poder, sería cómo la “tentación totalitaria” que denunciara en su día Jean-François Revel, anhelo latente en personajes de semejante actitud.
Antes de su pronunciamiento, mejor sería que la ínclita dama, hubiese escrito un libro programático. Al menos, nadie, se hubiese llamado a engaño.











No hay comentarios: