Si das una vueltecita por mi Blog, espero sea de tu agrado.

16 septiembre 2012

OTRA VÍCTIMA: LA FALLA DE LA CALLE AZCARRAGA

la justicia que tenemos
Un juez ha imputado al presidente de una falla por su responsabilidad, por otra parte indemostrable toda vez que no la tuvo, en la existencia de material pirotécnico en una furgoneta ajena a su propiedad y que por otra parte, el material en ella almacenado, ni había sido requerido por la Comisión, ni sabía ésta de su existencia. Material explosivo que no iba destinado a su falla, y que pese a ello, un juez se atreve a imputar sin prueba alguna al representante de una comisión fallera por un hecho en el que la misma no ha tenido participación alguna.
¿Ante qué clase de jueces estamos enfrentados cuando se habla de políticos corruptos, de empresarios ansiosos, de funcionarios oprimidos, y de tantas y tantas cosas por las que dejamos aparte el sector de los jueces a quienes en tantas ocasiones hay que darles de comer aparte por la chulería en la que actúan?
De la misma manera que un abogado defensor pide la libre absolución para su patrocinado a sabiendas de que ha cometido el peor de los delitos, en lugar de buscar en el código penal aquellos atenuantes que le sirvan para poder reducir su pena, de la misma forma, existen jueces capaces de sentar en el banquillo a una persona decente, a sabiendas de su inocencia, por la única razón de por si acaso hubiera alguna ventana tendente a su condena.
Que los Jueces no están para resarcir a las victimas, sino para condenar a los culpables. Y que luego cumplan la integridad de sus penas cuando hay cargos más que sobrados para ello. Obligación que no cumplen.
Y así está nuestra sociedad, en la que cada vez está más necesitada de jueces dispuestos a condenar al culpable y dejen de perseguir al inocente.
¿No se dice que la perversión existente en nuestra sociedad, es el fiel reflejo de nuestro tiempo?
Pues ahí está los jueces, al que también pertenecen.










2 comentarios:

0=€:::JOSE:::.> dijo...

Es lo de sempre Julio, es denuncia i culpa a l'inocent (quan el mateix codic penal i la Costitucio abalen que tots som inocents fins que es demostre lo contrari), i en canvi es deixa en llibertat a persones que no dubtaren en retirar-la (la llibertat) de forma violenta ad eixos inocents. Mentres, veem en la tele com els imputats per delits de corrupcio i estafa son jujats per tribunals polulars que realment no tenen ni un minim d'estudis i que son apasionats de la Tele de l'Estat.
En fi, Julio tu ho has dit, si son aixina els que mos vigilen...
Crec que era Orwell el que ya mos advertia. ¿I qui vigila als que mos vigilen?
Un abraç

Julio Cob dijo...

Hola José. Efectivamente, Orwell lo advirtió y Goobels inició la pauta que nos ha llevado a convertir una mentira en verdad. Dicho más evidente, antes nos conducían "hacia una unidad de destino en lo universal" que nadie sabía lo que era y ahora nos aborregan hacia "lo politícamente correcto". Si te sales del carril, pedrazo o insulto al canto por aquellos que son fruto de los últimos cuarenta años en los que la ignorancia y la manipulación, han sido asignaturas de primer grado. Y haberlos haylos quienes su único argumento es el de la coz.

Saludos