Si das una vueltecita por mi Blog, espero sea de tu agrado.

02 junio 2009

BAMBALINAS EN LA MONCLOA

baltasar_garzon

En su recurso ante la Audiencia Nacional por la imputación recibida de Manos Limpias, el juez Baltasar Garzón dice y asegura que se vio obligado judicialmente a comprobar el fallecimiento de Francisco Franco. Fue aquella una decisión que sorprendió a todos, dejándonos atónitos por tal ligereza y cuyo costo, además, sufragamos todos sin ningún tipo de necesidad.

Hasta en la Conchimbamba supieron de ello, hace ya muchos años.

Con seguridad el Juez Baltasar Garzón nos toma por tontos a todos los españoles, al igual que Zapatero, cuyas instrucciones ejecuta el juez sin ninguna dilación, ni tipo de decoro, en las horas más bajas y vergonzantes del poder judicial, cuyos sumarios llegan al periódico El País al igual que el maná bíblico lo hizo en el momento de necesidad

¿O es que no es el mismo Baltasar? ¿De qué juez estamos hablando?

De aquel que hace unos diez años no admitió en su mesa de trabajo una denuncia por los asesinatos de Paracuellos contra Santiago Carrillo, vivito y coleando él, al que se le acusaba de ser responsable de aquellos crímenes, y que el Juez Garzón, entonces, no quiso admitir a trámite alegando la no conveniencia en aras de una reconciliación nacional entonces consolidada, además de no ser posible llevar a cabo la querella en virtud de que ya habían sido amnistiados todos los delitos cometidos.

¿De qué Baltasar hablamos? ¿Era o no era el mismo Juez aquel de entonces, o éste de ahora? Indudablemente, el escenario ha cambiado y el actor principal también, ensayando éste en la Moncloa.

Más bien es cosa de chiste, que sea precisamente “Manos Limpias” quien se querelle contra Baltasar Garzón, personaje que por lo visto, además de sus manos limpias según él pregona, las tiene llenas, como sus bolsillos, de unas muy suculentas remuneraciones en tierras americanas por las que el Tribunal Supremo ha ordenado nuevamente al Consejo General del Poder Judicial que las investigue. Cantidades, que por las cifras que se han barajado, nada tienes que ver con cuatro supuestos trajes por un importe total de unos muy pocos miles de euros.

¡Ay Baltasar! quién te ha visto y quién te ve.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Esos cambios del juecito (se ha reducido mucho) son el clásico de "Donde digo Digo,digo Diego.
Iván

"Premio Maria Amelia López Soliño" dijo...

Desde el blog en apoyo al “Premio Maria Amelia López Soliño” a la mejor bitácora escrita por una persona de la tercera edad, te agradecemos el cariñoso comentario de condolencia dejado en su blog y te animamos a continuar con el tuyo.

Un saludo afectuoso.